Casación confirmó la prisión domiciliaria para el represor Gabino Manader

La Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal declaró inadmisibles los recursos presentados por la Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía Federal y la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco contra la resolución del TOF de Resistencia que concedió el beneficio al represor condenado Gabino Manader.

Manader, junto al exfiscal Mazzoni, fue favorecido con la domicilaria (Foto: Gentileza Jorge Tello/Es Chaco)

La conmemoración de un nuevo aniversario de la Masacre de Margarita Belén este año vendrá con malas nuevas. Es que, consolidando el viraje de la justicia federal con respecto a la persecución y sanción de los delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico militar, la Sala III de la Cámara Federal de Casación Penal de la Nación confirmó la prisión domiciliaria del represor condenado Gabino Manader.

Según pudo saber CHACO DIA POR DIA.COM, con fecha 30 de noviembre, la sala integrada por los camaristas Eduardo Righi, Juan Carlos Gemignani y Carlos Mahiques –ex funcionario de María Eugenia Vidal- resolvió declarar inadmisibles los recursos de Casación interpuestos contra la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Resistencia por la Unidad Especial de Derechos Humanos de la Fiscalía Federal de Resistencia (integrada por los fiscales Patricio Sabadini, Diego Vigay –ad hoc-, Carlos Amad y Horacio Rodríguez) y por la Secretaría de Derechos Humanos del Chaco, que conduce Juan Carlos Goya, patrocinada por el abogado Paulo Pereyra.

¿Quién es Manader?

Manader es considerado uno de los represores emblemáticos del terrorismo de Estado, un verdadero jefe de la represión clandestina organizada perpetrada por “patota de la Brigada de Investigaciones” el centro clandestino de detención de mayor envergadura en el NEA durante la última dictadura cívico- militar. En 2010 fue condenado a 25 años de prisión por torturas contra detenidos políticos en la causa Caballero I y actualmente está siendo juzgado por otros delitos de lesa humanidad, incluido el de la violación sexual de detenidas políticas, en la sede de la ex Brigada de Investigaciones.

 

Compartir