Es una mentira que aquí en el Chaco no se elige a Cristina

A raíz de las declaraciones de Gustavo Martínez de hace unos días refiriéndose a los votos de Unidad Ciudadana, calificándolos como votos funcionales o que favorecen a Cambiamos, siento que debo contestarle porque es una argucia con mala intención.

Daniel Souilhé.

Por Daniel Souilhé *

Y pregunto: ¿Por qué el Frente Chaco Merece Más, y en particular la conducción actual del PJ, no tuvo una sola declaración de denuncia del cruel atropello que hizo la política neoliberal del gobierno de Cambiemos de Macri contra la provincia y su pueblo?

¿Por qué el Partido justicialista fué silenciado en este año y medio? ¿Por qué la única vez que se reunió el Congreso fue impedido de pronunciarse y de votar el mandato para que los legisladores nacionales votaran en contra del pago a los Fondos Buitres y a la designación por decreto de los jueces de la Suprema Corte?

¿No será esto lo verdaderamente funcional a Cambiemos?

A mis compañeros bien intencionados, y que no vivieron etapas similares en la historia del peronismo, debo decirles lo que pienso. La coyuntura que hoy vivimos de claro enfrentamiento al enorme poder económico y su politíca neoliberal, ya la vivimos.

El General Perón creó nuestro Movimiento Nacional policlasista. Esto quiere decir que en su seno confluyen todos los sectores nacionales que necesitan protección del Estado para crecer en el territorio nacional. Esta definición también supone que el sentido de pertenenencia al Movimiento Nacional de la burguesía nacional es por interés y circunstancial, en muy pocos casos es por comprensión estratégica o ideológica.

Por lo tanto, su adhesión al Movimiento Nacional termina cuando siente – que los mismos controles del Estado que la ayudaron a crecer – comienzan a impedirles crecimiento, entonces se suman al neoliberalismo

La primera vez fué en 1952, cuando sectores empresarios que crecieron al amparo de la protección del Estado construido por Perón, se aliaron con algunos dirigentes y buscaron al general Menéndez para que encabezara un golpe con el fin de terminar con el mismo sistema que les permitió crecer.

La segunda oportunidad, fué en la última etapa de los 18 años de resistencia peronista, porque esos años de proscripción y exilio de Perón permitieron que el peronismo rebelde creciera casi en soledad y marcara el rumbo ideológico con los programas de La Falda, Huerta Grande, Primero de Mayo y las 62 Organizaciones gremiales de pié junto a Perón y la CGT de los argentinos.

Ante ello, el peronismo de buenos modales con el imperio inventó el ‘Peronismo Sin Perón’. Los enfrentamientos de entonces llegaron a ser violentos, pero aún vivía Perón que sintetizaba en su conducción a todo el Movimiento Nacional.

Muerto Perón, esa contradicción en el seno del movimiento se profundiza y el imperio debe recurrir al más cruel de los genocidios para darle fin al peronismo rebelde, con la muerte de 30.000 desaparecidos, 30.000 muertos legales, 60.000 presos y 2 millones de exiliados.

Ésta es la razón de ser de la crueldad de la dictadura militar para poder imponer el mismo plan neoliberal que hoy nos impone Cambiemos, pero esta vez por los votos. Este genocidio es el que explica el por qué fue posible el peronismo de Menem de la década del ’90.

Con la crisis profunda, casi terminal, del neoliberalismo en el año 2.000 en América Latina – que permite el surgimiento de los movimientos nacionales en todo el continente – volvimos a reverdecer en otra etapa de la historia y con nuevos actores sociales movilizados; como trabajadores desocupados, mujeres excluidas y jóvenes sin horizonte.

Y como aquí estamos parados, firmes ante el neoliberalismo, con las mismas banderas de ayer: Braden o Perón, Liberación o dependencia, Nación o colonia.

Vuelve a plantearse el mismo dilema, intrínseco al Movimiento Nacional, que es quién lo conduce: ¿El Peronismo o el sector complaciente con el imperio?.

Esta es la discusión que tendremos en la elección de octubre.
Conduce el peronismo con Cristina o conducen los liberales o miedosos del imperio como Urtubey, Randazzo, Massa o Peppo.

Cada voto al Frente Chaco Merece Más es un voto que será usado a favor de Macri y contra Cristina.
Cada voto a Unidad Ciudadana es un voto al Peronimo y a Cristina.

Éste es el dilema que se empieza a resolver a partir de octubre.
Por supuesto que todos nos necesitamos y debemos volver a estar juntos, pero hoy, en octubre, debemos resolver quién conduce: Macri, Massa, Urtubey, Randazzo, Peppo o Cristina.

Es una mentira que aquí en el Chaco no se elige a Cristina, porque todos los votos al Frente Chaco Merece Más serán usados contra Cristina y a favor de Urtubey, Randazzo o Peppo.
Los votos a Unidad Ciudadana son claramente de Cristina.

 

(*) Dirigente de Unidad y Lealtad

Compartir