Ordenaron levantar el vallado que obstruye la laguna Colussi

La jueza de Faltas de Resistencia, Alicia Gutierrez, emitió la resolución 5094 en el marco de la causa abierta por el supuesto relleno de la Laguna Colussi y la instalación de vallas y carteles publicitarios que impiden la circulación peatonal e invaden la vereda de la zona.

Foto: ilustración

Se trata de predio de 120 metros de dimensión ubicado en la avenida Sarmiento al 2040, que tiene una superficie de 15.600 metros cuadrados. La denuncia realizada por la oenegé Vecinos Autoconvocados cuestiona el accionar de Pedro Rascón, titular del terreno.

La resolución de la jueza de Faltas se divide en dos aspectos fundamentales: en primer lugar, intima a Rascón a que en el plazo tres días de notificada la presente “elimine las barreras u obstáculos visuales generados por los carteles publicitarios en el lugar”.

Además, le ordena “abstenerse de efectuar cualquier obra de ingeniería, arquitectura o de cualquier otra índole, que pueda afectar la defensa de la calidad del paisaje natural, para lo cual cuidará las vistas de los espacios naturales, considerados de valor para la Ciudad”. Todo esto, en concordancia con el artículo 77º del Código de Faltas Municipal y 78º de la Carta Orgánica Municipal.

Por otra parte, el fallo declara la incompetencia de los Tribunales de Faltas Municipales en lo que respecta a “la preservación, conservación, custodia y demás hechos sugeridos y relacionados con posible rellenos, vaciamiento de agua y la existencia de un potencial terraplén que da pie a la desconexión de la parcela 50 del resto de la Laguna Colussi; por lo que la jueza insta “a la Administración Provincial del Agua (APA) a efectuar una exhaustiva verificación”, atento a que por la naturaleza jurídica del espacio, aquel es el organismo competente de acuerdo a la Ley Provincial 3230.

Fundamentos

Gutierrez encontró a lo largo de proceso elementos suficientes para determinar que “debido a la propia función social de la propiedad”, el hecho que Rascón sea “dueño de una heredad sobre la que reposa un reservorio de agua o laguna no genera en lo absoluto un derecho ilimitado sobre ella”. “Aunque una parte se encuentre en propiedad privada”, como en este caso, “las lagunas quedan sujetas al control, resguardo y custodia de la APA”, sostiene.

Por lo tanto, la jueza entiende que “intervenir o desarrollar una conducta intervencionista en lo que hace al control del relleno de una laguna, no encuentra asidero jurídico en el marco de competencia de los Tribunales de Faltas (artículos 1º y 181º del C.F.M.) y adoptar una posición proactiva al respecto, implicaría un claro avasallamiento y arrogación de facultades que no han sido otorgada”.

En cuanto a la colocación de los carteles, la decisión de la jueza se basa en que “de la declaración y audiencia” fijada ante el juzgado de Faltas, Rascón, pese a estar debidamente notificado de las imputaciones formuladas, “nada ha manifestado al respecto, ni acreditado que cuente con autorización o permiso municipal para la colocación del vallado con la cartelería publicitaria”.

De todas maneras, aclara Gutiérrez, “si lo tuviera, dicho acto administrativo deberá ser declarado nulo de nulidad absoluta en consonancia con el artículo 78º de la Carta Orgánica Municipal”.

Además, remarca que el Código de Faltas Municipal determina en su art. 77 que “el que colocare, depositare, largare, transportare, abandonare, hiciese u omitiese cualquier acto que implique la presencia de vehículos, animales, cosas, líquidos u otros elementos en la vía publica en forma contraria o prohibidas por las normas de tránsito, seguridad , bienestar o estética urbana, será sancionado con una multa, secuestro de elementos, clausura y/o inhabilitación”. Según la jueza, los hechos analizados en la causa “configuran la falta en esos términos”.

FuenteNorte
Compartir